Algunas personas aseguran que las relaciones de pareja son muy difíciles, que siempre hay conflictos, que todo cambia después de un tiempo y que realmente es muy complicado llegar a ser realmente feliz en pareja.

Lo que no, nos hemos dado, cuenta es que todo tiene un proceso y algunos requerimientos especiales para lograr un objetivo, hasta una buena relación.

Cuando se unen dos personas, cada una es independiente, trae consigo su propio bagaje de: educación, costumbres, creencias, sueños, miedos, frustraciones, desilusiones, ambiciones, etc. Y todo esto va saliendo y surgiendo en ambos integrantes, poco a poco, en el transcurso de la convivencia.

Es en este momento, que se empiezan a presentar los conflictos, los desacuerdos, los malos entendidos, las suposiciones y queremos que la pareja piense como nosotros, haga las cosas como nosotros o simplemente sea como nosotros queremos y esto es imposible.

Por eso es tan importante trabajar en nosotros mismos, primero y descubrir porque algunas cosas que hace o dice, nuestra pareja, nos afecta tanto, lógico sino es abuso o violencia. Así, comprenderíamos,  que de pronto somos nosotros los que tenemos carencias, muchos miedos o simplemente queremos cubrir alguna necesidad, con nuestra relación.

Cuando tenemos claro esto y lo hemos trabajado,  tenemos que enfocarnos en la relación  y  construirla día a día, como cuando se construye una casa, y con nuestra pareja, cuidarla, como se cuida una planta, porque el único ser que se convierte en  ex, es nuestra pareja, los demás siguen perteneciendo a nuestro entorno y a nuestra familia, porque jamás tendremos un exhijo o un expadre.

En este proceso tenemos que ser verdaderamente sinceros, honestos, respetuosos y trasparentes, de esta manera aprendemos a  desarrollar la tolerancia, la comprensión y el verdadero amor por el otro.

Aprendemos a conciliar a negociar y a convertir todas esas diferencias y semejanzas de ambos en fortalezas para la relación.

Una relación es para crecer y evolucionar, no una fuente de angustia.

Si no has hecho el proceso o no tienes una buena relación de pareja, busca ayuda, todos somos merecedores de una buena relación y de un buen amor y si, se puede lograr.

 

 

Rubdhy Stella Vargas
Mental Health Counsellor