Muchas veces los seres humanos nos complicamos la vida, por diferentes circunstancias, y estas son algunas de ellas:

  1. Por tener un pensamiento demasiado rígido.
  2. Porque le damos demasiada importancia a cosas sin trascendencia.
  3. Porque queremos imponer nuestro punto de vista.
  4. Porque queremos que las cosas salgan como deseamos.
  5. Porque nos echamos cargas encima que no, nos corresponden.
  6. Porque aun viendo las señales, nos involucramos en relaciones inadecuadas.
  7. Porque todo el tiempo pensamos y nos estamos diciendo no valgo nada.

Y cuando alguna de estas circunstancias se da, nos sentimos amargados, frustrados, enojados, deprimidos, fracasados, infelices  y sentimos que la vida es muy dura, difícil y nos trata mal.

Pero cuantos casos de personas, que realmente viven condiciones difíciles, como nacer con una incapacidad física, tener una enfermedad terminal o haber nacido o criado en un ambiente de pobreza, nos dan un ejemplo de superación,  de valor, porque salen adelante y son felices con lo que son y con lo que tienen.

Esto, nos pone a reflexionar que realmente, lo que necesitamos es cambiar nuestra actitud y la forma de ver los sucesos que pasan en nuestra vida.

De pronto lo que tenemos que cambiar, son nuestros pensamientos y ver que la vida no es en blanco y negro, sino que tiene muchos matices y muchos colores.

De pronto lo que tenemos que cambiar, son nuestras creencias, que no son nuestras, sino que las aprendimos cuando éramos niños.

De pronto nos quedamos estancados y quietos en una situación, pero no hacemos nada para salir de ella o sea no Actuamos.

Y por último, todo el tiempo estamos quejándonos, haciendo el papel de víctimas y estamos empleando la palabra, que es muy poderosa,  para que esa situación se siga grabando en nuestro cerebro y se siga manifestando continuamente, porque la estamos decretando.

Entonces somos nosotros, lo que tenemos la responsabilidad de nuestra vida en nuestras manos, los que tenemos la capacidad de hacerla fácil o complicada, infeliz o feliz.

Somos los que tomamos la decisión, de cómo queremos nuestra vida, nunca depende de otro, así estemos en pareja;  depende de nosotros mismos tener bienestar y felicidad.

¡LA FELICIDAD ES UNA DECISION, TU VIDA ESTA EN TUS MANOS ¡

 

Rubdhy Stella Vargas
Mental Health Counsellor
647-238-9920