Cuando nacemos somos auténticos, somos naturales y carecemos de una estructura de pensamiento, es decir nuestro cerebro es nuevo, esta vacio,  pero pronto empieza a ser ocupado por pensamientos, creencias y conceptos que nos enseñan nuestros padres, hermanos, familia, amigos, la escuela, la sociedad, los medios de comunicación, etc, etc.

Es decir nos crean y nos dan, unos conceptos de cómo deberían ser las cosas,  en todos los aspectos de nuestra vida y como deben actuar o ser, los demás.

Es así como cada persona desde su niñez y en el transcurso de su vida a través de todas sus experiencias, va almacenando y guardando información y  forma sus creencias.

Estas creencias nos  afectan  positiva o negativamente, en cuanto a lo que creemos de nosotros mismos y de las otras personas. Es decir son interpretaciones personales de la realidad.

Pero también las otras personas tuvieron el mismo proceso y de pronto los conceptos y creencias que aprendieron fueron diferentes a los nuestros.

Y es ahí donde  algunos conflictos empiezan, cuando queremos que las otras personas cambien, según lo que nos gusta; cuando queremos imponer nuestro punto de vista; cuando queremos controlar o manipular  la vida de alguien; cuando queremos que las cosas se hagan según nuestro criterio;  porque según nosotros estamos en lo correcto, de acuerdo a nuestras creencias.

Muchas de estas creencias nos hacen daño, son limitantes y de pronto son erradas pero las defendemos y actuamos cueste lo que cueste, incluso a costa de nuestra propia felicidad y  bienestar.

Cuando comprendemos la dinámica, de que cada uno de nosotros, tenemos creencias, conceptos y pensamientos  diferentes, aprendemos a respetar, a valorar, a no juzgar, a no condenar, a no criticar a los otros, a ser tolerantes, más comprensivos, compasivos y a ponernos en el zapato del otro.

Cuando entendemos, que todos formamos parte del  engranaje de la naturaleza, del universo,  que todos somos uno, que todo cambia y se trasforma,  aprendemos a dejar fluir las cosas, a ver fluir la vida como es y las personas como son.

Los invito a que reflexionen en sus creencias y si estas son limitantes o les está afectando su vida negativamente, porque tienen muchos conflictos, es hora que  tome la decisión de reevaluarlas o modificarlas.

Rubdhy Stella Vargas
Mental Health Counsellor