La familia, es la base de la sociedad, y tiene la función de proveer las necesidades básicas, como el alimento, vestimenta, vivienda, educación, seguridad y algo  muy importante el bienestar emocional y social de todos los integrantes. Aquí es donde se forja y se moldea la personalidad del niño o de la niña y donde obtiene las herramientas adecuadas para enfrentarse al mundo que le espera.

Pero cuando se crece en una familia donde se vive, alguna de las siguientes situaciones: como la mentira, los gritos, las discusiones, los golpes, la infidelidad, la intimidación, la manipulación, el rechazo, la culpabilidad, la comparación, la irresponsabilidad,  algún tipo de adicción (alcohol, droga, apuestas, pornografía, etc.). Los valores que se trasmiten no son los mejores.

Esta persona que crece, observando  alguna de estas circunstancias, es probable que cuando sea adulto presente problemas emocionales de diferente índole por ejemplo: baja autoestima, inseguridad, violencia, enojo, frustración, ansiedad, depresión, celos, entre otros.

Por esto, es importante que como familia, enseñemos los valores fundamentales, que se están perdiendo, que seamos el ejemplo digno a seguir y todo esto empieza con el tipo de relación de pareja que tengamos.

Este es un llamado a la reflexión,  de los valores que tenemos como individuos y luego como familia, que estamos entregando? , Que estamos promoviendo en nuestros hogares?

Estamos promoviendo el amor, la guía, la comprensión, el apoyo, la seguridad, donde podamos hablar con libertad, en la que si no estamos de acuerdo, aceptan nuestra opinión o simplemente negociamos que es lo mejor y más adecuado para el grupo familiar, sin que haya alguien que imponga lo que se debe de hacer.

Demostramos el afecto que sentimos,  y decimos de vez en cuando “Te quiero”, hacemos esa conexión con nuestra pareja, no solamente en la intimidad, sino en todo momento, Y con nuestros hijos desde que están pequeños, porque esos años pasan rápido y no vuelven y sino hicimos la conexión de amor incondicional en esta etapa, cuando son adolescentes es difícil hacerla.

Muchas veces confundimos la tolerancia con la permisividad, el dar amor con dar solo lo material, Pero dar amor a nuestra familia es dar tiempo, afecto, comprensión, apoyo, respeto.

Construir una familia, no es fácil, pero tampoco imposible, por eso es necesario autoanalizarnos, auto disciplinarnos, sanar nuestras propias heridas y enriquecer nuestra parte emocional, para educar con amor, lógica, responsabilidad y trasmitir lo mejor que podamos.

Podemos equivocarnos, pero es nuestra responsabilidad corregir, si hemos fallado;  tenemos derecho a una segunda oportunidad, pero descubriendo donde fallamos para hacer algo distinto y cambiar……. Nuestras creencias hacia la familia, nuestra actitud, en fin lo que necesitamos corregir, para tener una familia estable y por lo tanto Relaciones sanas dentro del núcleo familiar. Si siente que no es capaz solo o sola busque ayuda con un profesional especializado.

“La familia es la base de la sociedad y el lugar donde las personas aprenden por vez primera los valores que les guían durante toda su vida “(Juan Pablo II).

Rubdhy Stella Vargas