Las emociones son naturales en el ser humano y no las podemos clasificar como negativas o positivas, como buenas o malas, simplemente cumplen una función en nuestra vida.

Las emociones son tan importantes, que de acuerdo a como nos estamos sintiendo interpretamos el mundo o la realidad y son el origen de muchas enfermedades.

Las emociones tienen un lenguaje universal, ya que nuestro rostro o cuerpo las expresa de la misma forma, y los desencadenantes son muy similares, no importando a qué raza, edad o cultura pertenezcamos.

Debemos aprender a identificarlas, aceptarlas y saber expresarlas de una forma adecuada, de esta manera tendremos mejores relaciones interpersonales y claridad, con nuestros sentimientos.

Existen muchas investigaciones, acerca de las emociones, entre ellas un reciente estudio “publicado en Current Biology y llevado a cabo por investigadores de la Glasgow University en el reino unido el cual concluye que hay cuatro emociones básicas: tristeza, felicidad, miedo e ira” y de estas se desencadenan otras variantes o diferentes matices.

Lo importante es que estas emociones nos ayudan a interpretar lo que estamos sintiendo internamente o lo que sentimos hacia el exterior. Pero generalmente cuando alguien nos pregunta cómo estás? o que te pasa? La respuesta es: estoy bien o no me pasa nada y no sabemos definir como nos sentimos y menos aún, expresar correctamente lo que nos está pasando.

Por ejemplo si sentimos ira, lo que hacemos es gritar, golpear, lanzar objetos o herir a otros o a nosotros mismos y esto genera más  conflictos y agranda el problema; en lugar de manifestarlo diciendo: me siento enojado, frustrado o con rabia, reflexionar en la causa (pero no buscándola afuera o en el otro, sino en nosotros mismos) de porque nos estamos sintiendo de esta manera y tratar de buscar una solución.

Recordemos, que somos nosotros los responsables de nuestras acciones, por lo tanto de nuestros pensamientos y emociones,

En síntesis, al aceptar e identificar nuestras emociones y encontrar la causa, podremos expresarlas de una forma adecuada, entenderlas y transformarlas y esto, nos ayudara a tener una mejor salud emocional, física, mental y mejores relaciones interpersonales.

El que puede cambiar sus pensamientos, puede cambiar su destino  “Stephen Crane”

Rubdhy Stella Vargas
Mental Health Counsellor