A que le tenemos miedo? se han hecho esa pregunta alguna vez.

A morir, a dejar de ser reconocidos en el papel que estamos tomando, a perder las cosas materiales que tenemos hasta el momento, a no llenar las expectativas de la familia, de la sociedad, de la pareja, a tener una bonita relación y luego perderla o que se termine, a una enfermedad, a la soledad.

Todos estos miedos, no nos dejan vivir plenamente y la mayoría están enfocados en la clase de pensamientos que tenemos y en el futuro, en lo que pueda pasar o en lo que a lo mejor sucederá.

Por ejemplo el miedo a la muerte,  nuestra cultura desafortunadamente  la ve como el fin, pero realmente es una transición, según todas las creencias religiosas. Pero, para el caso que nos concierne, desde el momento en que nacemos, lo más seguro que tenemos, es que nos moriremos algún día, entonces porque le tenemos tanto miedo?

A la enfermedad, le tenemos miedo y sin embargo no nos cuidamos: en el ejercicio, en la alimentación, en el descanso adecuado y lo más importante en cómo estamos manejando nuestras emociones.

Miedo a perder nuestra pareja o que nos defrauden y por esa angustia, desperdiciamos vivir momentos agradables, al lado de esa persona o simplemente no entregamos todo nuestro corazón.

Miedo a la soledad, hay un dicho popular que dice, que nacemos y morimos solos, pero si nos ponemos a reflexionar, esto no es cierto, porque cuando nacemos esta nuestra madre, el doctor, la partera, etc. y cuando morimos, generalmente pasa lo mismo, estamos acompañados.  Y si nos referimos por ejemplo a los inmigrantes, que vinieron solos a este país, tampoco están solos, porque siempre hay una mano amiga que brinda su cariño y apoyo.

Miedo a perder el trabajo, las cosas materiales que tenemos, etc., pero…….. todo pasa por algo. Las cosas pasan para darnos aprendizajes y cada cual tiene que descubrir cuál es el suyo.

En conclusión, estas clases de miedos, nos pueden paralizar y no dejarnos avanzar, pero si se dan cuenta son pensamientos que hemos construido para interpretar una realidad.

Solo necesitamos enfocarnos en nuestros miedos, transformarlos, convertirlos en nuestros aliados ya que cada uno de nosotros somos únicos, individuales, auténticos, con grandes capacidades y creadores de nuestra propia realidad. Así que trabaja en tus MIEDOS.

Nunca temas a las sombras, solo significan que hay una luz brillante cerca “Ruth E Renkei”.

 

Rubdhy Stella Vargas
Mental Health Counsellor