Todo el mundo sabe que tener una relación de pareja no es fácil, pero tampoco imposible, el problema es que estamos viviendo una época, donde si las cosas no funcionan, se reemplazan por otras, o si se rompen, se tiran y eso estamos haciendo con nuestras relaciones.

Tenemos que volver a reaprender, que hay que arreglar y de eso se trata en las relaciones, hay que trabajar día a día, para que funcionen, solucionar diferencias, negociar, ser honestos, aceptar nuestros errores y comportamientos y tener responsabilidad de ellos.

Dejar atrás nuestras creencias de poder, control, mando o simplemente de seguir haciendo lo que se hacía cuando se estaba sin pareja, porque lógicamente la dinámica cambia y eso no significa que dejemos nuestra individualidad fuera.

Es decir debemos tener compromiso, en sacar un proyecto en común que es la relación y de la cual en cierta forma depende nuestra estabilidad emocional y mental.

Todas las personas, hombres y mujeres y de todas las edades quieren tener pareja, pero no se atreven a dar, a arreglar, a resolver, a comprometerse. Porque nos estamos volviendo facilistas y simplemente pasar el momento, por eso hay tantas personas solas, pero en su interior están buscando el Amor.

Somos nosotros, hombres y mujeres los que tenemos la solución en las manos, de trabajar con alguien que nos llame la atención y que se acerque a nuestras expectativas, en una relación.

Para esto, tenemos que:

Comprometernos a sacar adelante la relación.

Aceptar la individualidad de la otra persona, ya que tiene sus propias creencias, costumbres, gustos, educación, forma de ser, de vestir y no pretender más adelante cambiarla.

Vivir el presente, saborear y disfrutar el día a día, no sabemos si esa persona o nosotros mismos vamos a estar por mucho tiempo, así que disfrutemos lo que tenemos en el aquí y ahora.

Resolver los conflictos, si los hay, en el mismo momento.

Tener una buena comunicación, siendo capaces de expresar abiertamente lo que nos agrada o no, sin que la otra persona se moleste.

Hacer constantemente un balance de la relación y mirar que podemos mejorar buscando las herramientas adecuadas.

Ser honestos, sinceros y tener las cosas claras con nuestra pareja, porque eso genera confianza y estabilidad.

Ser agradecidos y ver las cosas positivas de nuestra pareja, no solamente sus errores.

Constantemente tener contacto físico, con un roce discreto, un abrazo, tomada de manos, o colocar la mano en la cintura, en el hombro o la espalda, un beso, etc. Esto permite conexión cada instante.

Saber negociar, porque si en una pareja, una persona gana, otra queda resentida, entonces los dos pierden.

Y por último darnos espacio y libertad para realizarnos como seres individuales que somos.

 

 

Rubdhy Stella Vargas
Mental Health Counselor