En este diario vivir donde todo es de prisa, todo es demandante y competitivo, muchas personas sufren de estrés, por la presión intensa de muchos acontecimientos o situaciones que se presentan,  como por ejemplo:

En el trabajo: por perdida, por uno nuevo, por ser demasiado exigente, por largas horas laborales, por pesada carga, por cambios dentro de la organización, por plazos ajustados para entregar proyectos o metas, por inseguridad laboral, por falta de autonomía, por ruido excesivo, etc.

En la familia: porque un hijo se marcha del hogar o regresa a él, la muerte o enfermedad  del cónyuge u otro miembro de la familia, por problemas de droga o alcohol,  por un divorcio o una separación, por el nacimiento o la adopción de un bebe, por problemas de violencia, etc.

Económicas: por problemas de dinero, perdida de la casa, etc. Y

Otros situaciones como una mudanza, el emigrar a un nuevo país, aprender un nuevo idioma, etc.

Todo esto puede acabar  generando  problemas físicos o empeorar los ya existentes como: fatiga, tensión muscular, dolores de cabeza, taquicardia, dificultades para dormir, insomnio, diarrea, alteraciones gastrointestinales, desordenes dermatológicos y aumento o pérdida de peso.

Problemas psicológicos o emocionales como ansiedad, depresión, irritabilidad,  cambios de humor, sensación de impotencia, baja autoestima, problemas de memoria, ataques de pánico y aislamiento o pocos amigos.

Para liberarse del estrés y de todos los problemas que antes mencione, lo primero que tiene que hacer es: educar su mente para pensar en el aquí y en el ahora, no en el pasado, ni en el futuro, porque,  por lo general, lo que más estresa es pensar en lo que va a suceder. Al focalizarse o centrarse en el instante, va a observar que cada momento trae su propósito y es más fácil y menos estresante encontrarle la solución.

Identifique sus pensamientos y sentimientos con relación a la circunstancia  estresante y luego cámbielos, a una perspectiva diferente.

No se preocupe por las cosas que no puede controlar, más bien, asegúrese de que,  lo que usted puede controlar, lo haga de la mejor manera.

Aprenda a delegar y a pedir ayuda.

Establezca límites entre el trabajo y su vida personal.

Disfrute de la compañía de las personas que quiere, pero con momentos de alegría y bienestar.

Participe en eventos sociales o actividades que le diviertan

Y por último, Suelte la situación estresante, deje que fluya lo que tiene que suceder, porque o sino puede generarse los problemas físicos o emocionales que antes mencione.

Para mayor ayuda en esta clase de problemas llame a Stella Vargas al 647-238-9920