Convivir con personas que siempre quieren tener la razón,  imponer sus ideas, o que no aceptan otro punto de vista es bastante complicado.

La persona que siempre quiere tener la razón,  no tiene confianza en los demás,  ni valora lo que las otras personas puedan decir o hacer, quieren tener el control de todas las situaciones y con este comportamiento esconden una inseguridad y un miedo, a que no las quieran. Es decir necesitan el reconocimiento de los demás y pretenden obtenerlo de esta manera.

Pero desafortunadamente con esta forma de ser,  pierden la oportunidad de enriquecerse con otros puntos de vista y malogran algunas relaciones.

Lo mejor es tratar de NO ponerse en una postura inflexible y ver o aceptar que las otras personas están viendo y sintiendo cosas (al menos en ese momento), que tú no puedes ver, ni sentir y que de pronto, también pueden ser verdad, una verdad como la tuya. Cuando hacemos esto abrimos las puertas al entendimiento y a mejorar las relaciones interpersonales.

Cuando siempre queremos imponer nuestro punto de vista, pensamos que ganamos, pero esto no es cierto, ya que generamos en el otro, resentimientos, por no ser valorados, ni escuchados y esto pasa más que todo en las relaciones de pareja.

También cuando nos estancamos en nuestra opinión, se pierde energía y se desencadenan emociones negativas, como rabia, frustración e ira, lo que conduce a bloquear nuestro razonamiento.

Recordemos que somos únicos y como tal (Nosotros y los demás), tenemos nuestras propias vivencias, miedos e ilusiones y por esa misma razón, tenemos nuestra propia perspectiva de ver las cosas, lo que para una persona, es  verdadero, de pronto para las otras, no lo es. Por eso es importante aprender a ponernos en los zapatos del otro, hacer más tolerantes, más flexibles y a escuchar.

No necesitamos imponer nuestro punto de vista o tener siempre la razón, porque nadie es dueño de la verdad absoluta, lo más importantes es tener paz en nuestra corazón y de esa manera tenemos también  mejores relaciones., podemos disfrutar de amigos, familia, pareja y una vida tranquila. Por eso tenemos que aprender a priorizar, que es más importante tener la razón o tener paz.

Es conveniente  ser abiertos de pensamiento, escuchar los puntos de vista de los demás,  ver todo lo nuevo que nos ofrece la vida, ya que de esta manera enriqueceremos la  nuestra, con todo tipo de experiencias.

Recuerda si tú siempre quieres tener la razón, suelta el miedo, y deja de querer tener siempre el control.

“Las personas realmente fuertes y felices no se pelean casi nunca. No pierden su precioso tiempo ni su magnífica energía en eso. Están centradas en disfrutar con sus proyectos y su vida. ¡Y lo mejor es que los improperios y las salidas de tono apenas les molestan!”

-Rafael Santandreu-

Si desea una consulta llame a Stella vargas, Psicóloga graduada en Colombia y Psicoterapista registrada en Canadá al 647-238-9920 o escriba a: stellavg8@hotmail.com