En las ultimas décadas han aparecido nuevos modelos de familia donde existen mis hijos, tus hijos y los nuestros o simplemente mis hijos y los nuestros y esto a veces trae conflictos entre la pareja debido a los hijos de relaciones anteriores.

Para que estas relaciones no se tornen conflictivas es necesario hablar y aclarar algunas situaciones con respecto al hijo o hijos que no son mutuos, antes de formalizar la relación, porque por la emoción y el enamoramiento que se tiene en el momento no se le da a este punto la importancia y la trascendencia que tiene.

La persona que va hacer el padre o la madre sustituta  debe aceptar los hijos como parte importante de su pareja, como parte del compromiso para ser amados y protegidos también. Debe tener la honestidad y responsabilidad de aceptar la relación en la que se involucra, la disposición para ese compromiso y el reto de la situación.

El padre sustituto debe tener la actitud y la capacidad de reconocer la individualidad y características de cada uno de los hijos o del hijo de su pareja y aceptar la dinámica y el vínculo que tienen o tiene  con su progenitor.

Debe desarrollar la paciencia porque el vínculo afectivo entre padrastro o madrastra e hijastro tiene un proceso y no se desarrolla de un día para otro, al igual no se le puede forzar al niño a querer a alguien de la noche a la mañana  y esto es más fácil cuando los niños son pequeños pero se torna más difícil cuando los chicos son grandes, porque tienen claro quién es su padre o madre biológico(a).

También debe desarrollar  la tolerancia y la empatía, el respeto y la amabilidad  con esos nuevos hijos que le dan las circunstancias y la vida. Debe tener el tacto de no pasar los límites y de corazón ver y sentir esos nuevos niños como sus hijos, para que se pueda hacer un buen trabajo como modelo de padre o madre sustituta, porque no solamente es padre el genético sino el que cría y educa.

Los elementos para ser un buen padrastro o padre sustituto son los mismos de ser un buen padre y para esto les doy algunas recomendaciones:

  • No compita con el padre biológico, es más traten de ponerse de acuerdo, sé que en algunos casos es muy difícil, pero si  logran hacerlo, todos salen ganando.
  • Siempre bríndele apoyo y amor  al niño, sin importar si este reacciona a su cuidados y amor o no, la mayoría de veces el niño está herido por las circunstancias de no tener juntos a sus padres bilógicos, pero esto ira sanando con el tiempo.
  • Involúcrese en todas las actividades de los niños, ya sean académicas o recreativas, es decir dedíquele tiempo.
  • Involúcrelo también en sus actividades, si usted juega por ejemplo futbol, llévelo para que lo acompañe, pero si el niño quiere, jamás le imponga o lo obligue.
  • Póngase de acuerdo con su pareja en la forma de educarlo y disciplinarlo.
  • Trate a su hijastro y a sus hijos verdaderos de igual forma, sin preferencias y para esto tiene que olvidar que no es su hijo biológico.
  • Recuerde que usted es el modelo y el ejemplo de su hijastro y sus verdaderos hijos y ellos están copiando como maneja las situaciones,

La mejor herramienta es el dialogo para resolver los problemas sin centrarnos en las personas y por ultimo recuerde que esos niños, llegaron a ser sus hijastros no por decisión de ellos, sino por decisión de 2 adultos, así que tiene la oportunidad de demostrar y de practicar su verdadero amor incondicional a esos seres que lo necesitan y además siempre serán los hermanos de sus propios hijos.

Si desea una consulta llame a Stella Vargas al 647-238-9920 o escriba a stellavg8@hotmail.com