Todos en algún momento de nuestras vidas hemos experimentado algún sentimiento de culpa, porque hicimos algo que no debíamos haber hecho o lo contrario, porque dejamos de hacer algo que debimos de haber hecho.

Pero este sentimiento de culpa está basado por lo que dictamina,  la sociedad, la iglesia, la ética, la familia, la escuela, los medios de comunicación, etc., o por la forma en que nuestros padres nos educaron, la forma como nos castigaron y lo que proyectaron sobre nosotros, es decir son  normas o valores personales y sociales, que afecta a cada persona de manera diferente.

Estos sentimientos de culpa no nos dejan avanzar, cuando somos nuestros propios jueces  y siendo adultos nos seguimos castigando o saboteando porque en el fondo pensamos que somos culpables y no merecedores y esto es subjetivo, porque es una interpretación que puede ser verdadera o no.

El sentimiento de culpa puede producir desordenes emocionales y tiene efectos nocivos cuando somos demasiado rígidos con algunos conceptos, creencias o normas, que pueden conducirnos a tener baja autoestima, tristeza, autocompasión, auto reproches, remordimientos, vergüenza, desvalorización, descalificación, victimización, dolor y amargura, es decir cuando nos autodestruimos sin buscar una solución.

Para afrontar los sentimientos de culpa debemos:

  • Hacer un análisis profundo de nosotros mismos.
  • Una reflexión de nuestras creencias, normas y valores.
  • Tener flexibilidad y tolerancia con los errores.
  • Cuidar nuestro dialogo interno, sin reprocharnos.
  • Asumir la parte de responsabilidad que tenemos.
  • Dar soluciones y alternativas en lo que nos hemos sentido culpables.
  • Aceptar nuestros límites y las situaciones que no podemos cambiar

En conclusión, el sentimiento de culpa puede ser beneficioso cuando logramos ver el error y obtenemos un aprendizaje, haciendo una corrección, una reparación y tomando una acción,  para así cada día ser mejores y más sabios en nuestra vida.

Y les comparto dos frases célebres sobre la culpa

“El hombre puede soportar las desgracias que son accidentales y llegan de fuera. Pero sufrir por propias culpas, ésa es la pesadilla de la vida” OSCAR WILD

“Proponte disfrutar de todo lo que tienes, sabiendo que eres merecedor de todas las cosas buenas de la vida. Deshazte de las culpas falsas. Sólo eres responsable de tus decisiones, no de las ajenas.” BERNARDO STAMATEAS

Si desea una consulta llame a Stella vargas, Psicóloga graduada en Colombia y Psicoterapista registrada en Canadá al 647-238-9920 o escriba a: stellavg8@hotmail.com