Es importante conocer la diferencia entre tristeza y depresión, aunque algunas culturas coloquialmente usamos mal nuestro lenguaje diciendo por ejemplo “estoy con la depre”, mientras que en realidad se esta es, triste.

La tristeza es un estado de ánimo, es una emoción natural que todos tenemos y que todos la hemos experimentado, ya que es normal que algunas veces amanezcamos como tristes, sin ganas de nada y como que decimos pero yo que estoy haciendo en este mundo, pero sin embargo nos bañamos, nos arreglamos y salimos a hacer y cumplir con nuestra rutina diaria, incluso somos capaces de reírnos, hacer planes y mirar hacia el futuro.

La  tristeza se experimenta en un lapso corto, es una emoción pasajera  y no interfiere en nuestras actividades diarias, es más buscamos ayuda,  con quien hablar acerca de lo que nos pasa. Según Walter Riso “la tristeza está hecha para pensar y no para correr y cuando llega hay que darle la bienvenida y escuchar el mensaje que nos trae, es decir que trae un aprendizaje”.

Mientras  que la depresión es un trastorno, una experiencia más profunda donde la persona no quiere hacer absolutamente nada, ni levantarse, ni bañarse, ni comer, ni hacer oficio, desatiende sus obligaciones, ha perdido la energía  y paulatinamente se va aislando porque no le gusta estar en contacto con los demás. Es decir ha perdido la voluntad, su capacidad de motivación, no hay interés ni deseo por nada.  Este estado duro mucho tiempo.

Para las personas que tienen que vivir cerca de una persona que sufre de depresión, es fácil decir pero báñate, levántate, llámame cuando te sientes mal, pero la persona realmente no lo puede hacer porque ha perdido toda su capacidad de vivir, por eso es que es peligrosa porque la persona puede llegar al suicidio., por lo tanto debe ser tratada y atendida por un profesional, necesita una intervención especializada porque la persona no puede por sí sola, necesita ayuda.

La depresión puede darse por una combinación de muchos elementos, entre ellos: factores genéticos, ambientales y cambios químicos en el organismo. La depresión es una enfermedad.

Para concluir Walter Riso dice: “Mientras la tristeza reduce la velocidad, la depresión frena en seco y daña el motor, A la tristeza hay que dejarla en paz para que haga su trabajo, a la depresión hay que sacarla a la fuerza. La depresión es el luto del alma, el llanto de Dios. La tristeza es un jalón de orejas para seguir viviendo, un momento, un refugio para encontrarse a sí mismo y cargar gasolina. Por eso, cuando aparezca, no te preocupes demasiado, simplemente recuerda, tal como decía Gibran, que la tristeza no es más que un muro entre dos jardines”

Si desea una consulta llame a Stella vargas, Psicóloga graduada en Colombia y Psicoterapista registrada en Canadá al 647-238-9920 o escriba a: stellavg8@hotmail.com