El duelo es la pérdida de algo o alguien, se llama duelo porqué duele, pero es un dolor emocional, donde emergen muchas emociones y donde hay un cambio, una trasformación.

El duelo se presenta cuando se pierde una mascota, cuando hay un divorcio o una separación, una pérdida económica, la pérdida de un brazo, de una pierna, de la vista, del oído, la pérdida del empleo, un cambio de país, etc., en todas estas circunstancias entramos en duelo. O sea, duelo no solamente es la pérdida de un ser querido, aunque en este artículo, nos vamos a referir a esa situación.

Aquí en el occidente, hablar de la muerte es un tabú, da miedo, evadimos el tema……….y porque? Si es un proceso natural de la línea de la vida, es lo único seguro que todos vamos a tener algún día. Mientras que en el oriente, es algo natural y es……….. Volver a casa.

La muerte simplemente es un cambio de estado, es un trascender de un mundo terrenal a un mundo espiritual y este concepto depende también de las creencias, de la cultura y la religión que cada persona tenga.

Para superar el duelo de la muerte de un ser querido, hay que tener en cuenta varios factores que influyen en ese proceso, como:

  • El tipo de relación afectiva con la persona que trascendió.
  • Si se vivió con esa persona o no.
  • Si el fallecimiento fue repentino o precedido por una larga enfermedad.
  • El carácter de la muerte.
  • Si la persona sobreviviente dependía de la que se fue.
  • Las creencias religiosas y personales.
  • Presencia o no de otras experiencias de duelo que se hayan tenido.
  • Apoyo familiar y social.
  • Características de la personalidad.

Todos estos factores hacen que sea más fácil o más difícil el duelo, aunque el proceso es intensamente personal, en una familia por ejemplo donde  muera la mama y hay 5 hijos, cada uno lo vivirá de una manera diferente y tendrá su propio dolor, algunos expresaran sus emociones con llanto, otros con rabia, otros se sentirán culpables, otros se mantendrán en silencio, etc., es decir no hay dos personas que sufran igual.

Lo importante es aceptar que ese ser querido ya no está con nosotros, permitirnos  sentir las emociones, no importa las que sean, manifestarlas, trabajarlas  y no hundirnos en ellas. Todo tiene un proceso y cada cual se demorara diferente tiempo en sanarse en superar el duelo, pero los recuerdos de esa persona querida siempre quedaran, lo fundamental es recuperarnos, porque la vida continua y tener en cuenta que nada nos pertenece y que todos estamos de paso, de tránsito.

Si usted necesita ayuda con este proceso haga su cita y llame al 647-238-9920, escriba al email: stellavg8@hotmail.com y ahora con terapias online, por si tiene dificultades con su tiempo o la distancia, al Skype: stella vargas.