Las fiestas navideñas para algunas personas simbolizan: la reflexión, el perdón, el sanar, el volver a empezar, Es una época para compartir, para estar en familia, para pasar momentos de paz, alegría y bienestar.

En esta época afloran muchos sentimientos tanto de tristeza como de alegría, tristeza porque algunas personas no pueden ver o estar cerca de sus familiares, por motivos económicos, de inmigración o simplemente porque algunos de sus seres queridos ya no están en este plano físico.

De alegría, porque es el tiempo para festejar, para reunirse con la familia y amigos queridos, para dar regalos, para compartir, para visitar, para ser generosos, por eso en este tiempo es donde las personas viajan más de un lado para otro, porque es la época donde se mantienen y refuerzan los vínculos familiares.

Es un tiempo donde los rituales y las costumbres son  practicadas, porque afianzan la identidad y la pertenencia a un grupo. Es una época donde  hay recuerdos y memorias de la niñez y algunos adultos se dan permiso de volver a ser niños.

Es una época donde más se utilizan los cinco sentidos, por  la gran variedad de luces y adornos de colores que se ven por  la ciudad y en las casas, se escuchan canciones navideñas y villancicos, se come, se saborea y se huele comidas que son típicas de la época y el tacto se utiliza cuando se abren los regalos, se dan besos y abrazos a las personas que están  alrededor.

Para algunas personas, este tiempo ayuda a bajar la ansiedad, el estrés, el cansancio que se vivió durante todo el  año. Pero para otras puede ser todo lo contrario, donde viven más estrés, más ansiedad, mas angustia, más tristeza.

Lo cierto es que la navidad, es una fiesta espiritual, es el nacimiento del niño Jesús, del cristo, en el interior, en el corazón de cada ser humano, por eso el ambiente que se vive es de armonía y de paz. Y en el  año Nuevo, las personas evalúan sus logros y fracasos y se hacen nuevos propósitos, pero estos no se cumplen con solo desearlos, hay que tener fuerza de Voluntad para que estos se realicen.

Es decir, todo es un simbolismo y un ritual donde se mueven sentimientos y emociones que nos invitan, cada año a reflexionar, a compartir, a perdonar y a recapacitar en nuestros errores para aprender y evolucionar.

Por eso los invito a pasar unas fiestas decembrinas en Paz, armonía, alegría, reflexión y comprender que la única solución es la trasformación y el cambio de nuestros pensamientos o actitudes hacia la vida, si las que tenemos nos han traído problemas.

FELIZ NAVIDAD Y UN PROSPERO AÑO NUEVO 2020, les deseo con mucho cariño y les agradezco por ser mis lectores.

Rubdhy stella Vargas (647) 238-9920

Psicoterapista Registrada en el CRPO de Canadá

Stellavg8@hotmail.com

www.livingbien.com