Los apegos son parte del sufrimiento de la mayoría de la humanidad, porque nos apegamos a las personas, a las cosas o a las situaciones. Es decir nos apegamos a la pareja, a un hijo, a un amigo, etc. y cuando se va, sufrimos, entramos en estados de depresion, de angustia, de ansiedad.

Lo mismo ocurre con las cosas y situaciones por ejemplo: nos apegamos a una casa, a un carro, a un trabajo, etc.  Cuando los perdemos, sufrimos.

Convertimos las personas, las cosas y las situaciones en necesarias, en indispensables para nuestra vida, es más, hasta las canciones ayudan al apego, por ejemplo hay una letra de una canción que dice: “sin ti no puedo vivir” y cuando la persona se va, siente eso, que le hace falta el aire, que no puede vivir sin esa persona que se fue.  Se podría decir que el apego es exagerar las cualidades de esa persona situación o cosa, a la que estamos apegados.

Cuando estamos apegados a una persona, estamos priorizando nuestras necesidades, nuestro bienestar, sobre el de esa persona y a eso le llamamos  y estamos hasta convencidos que es verdadero amor o sea pensamos: no quiero que me dejes, no quiero que me abandones, porque yo te necesito,…… Y donde queda la otra persona? donde esta lo que la otra persona quiere o necesita? La otra persona desea y merece ser feliz igual que nosotros.

El problema del apego es cuando se convierte en angustia, ansiedad, tristeza, obsesión y por lo tanto sufrimiento. Es cuando no  aceptamos los cambios, no comprendemos la impermanencia de todas las cosas, porque nada permanece igual,  a lo largo del tiempo todo cambia en  la vida, todo se trasforma.

El apego nos hace vivir esclavizados, vivir con miedo todo el tiempo a perder a alguien o algo.

Entonces tenemos que aceptar los cambios como lleguen y saber adaptarnos a las nuevas situaciones. Es aprender a desapegarnos, a no depender de lo que tenemos o de otra persona.

Aprender a ser autónomos, a confiar en nosotros mismos, a comprender que las cosas y muchas personas van y vienen, sin derrumbarnos, por esa persona o cosas que ya no tenemos, a seguir nuestro camino, a continuar creciendo, viviendo y evolucionando.

Ya que nuestra felicidad no depende de que una persona se quede al lado nuestro o de poseer ciertos bienes materiales. Nosotros somos los que creamos nuestra propia  felicidad sin necesidad de ataduras.

Por lo tanto desapégate, suelta, deja que fluyan las cosas, vive el presente, porque este es el único y verdadero momento que tienes y con el que estás construyendo tu futuro.,  construye relaciones basadas en el respeto y el amor pero déjalas en libertad, déjalas ir, cuando ya no quieren estar contigo. Ese es el verdadero amor.

Y ábrete a nuevas puertas, a nuevas personas, a nuevas cosas y a nuevas experiencias, siempre la vida nos trae algo mejor. NO SUFRAS.

Si usted necesita ayuda con este proceso haga su cita y llame al 647-238-9920, escriba al email: stellavg8@hotmail.com y ahora con terapias online, por si tiene dificultades con su tiempo o la distancia, al Skype: stella vargas o por WhatsApp.