Con todo lo que está sucediendo con el coronavirus, mucha gente se ha sintonizado con el miedo y está entrando en pánico, ahora no tenemos otro tema de que hablar sino todo es de lo mismo.

Realmente los invito a no tener miedo ya que es una emoción que según algunos estudios es la que más consecuencias produce en nuestro organismo, como bloquearnos, paralizarnos, tener taquicardia, sudoración, estrés, ansiedad, perdida de sueño, y en muchas ocasiones no nos deja pensar con claridad.

También nos baja nuestro sistema inmune, es decir nos baja las defensas y de esta manera estamos más propensos a que cualquier enfermedad o virus nos ataque.

Por supuesto, hay que tomar precauciones necesarias, como todas las que nos han recomendado y también cuidar nuestra alimentación, que sea sana y también nuestra mente, es decir si sabemos que nos afecta o somos muy sensibles a las noticias, pues no hay que mirarlas, eso es cuidar nuestra salud mental.

Ahora miremos la parte positiva de toda esta situación y es que este virus nos está obligando a hacer un pare en nuestra vida, una pausa  y estar quietos en casa, ya que la pasamos en la calle corriendo para un lado y otro.

Nos obliga a ser responsables de nosotros mismos es decir de cuidarnos y cuidar al otro, porque de nuestras acciones, depende la suerte de los demás, y del comportamiento de los demás depende lo que pasara con nosotros, porque todos estamos metidos en este virus.

Nos está obligando a valorar el reunirnos, el poder estar en familia en nuestras casas y compartir tiempo con nuestros seres queridos sean nuestros hijos, padres, hermanos, pareja, etc. Aprovechemos para conversar, para jugar, bailar, leer, ver una buena película, pintar,  y todo esto en familia, saquemos a flote nuestra creatividad y disfrutemos al máximo este tiempo obligatorio.

Y cuando pase toda esta situación lo más seguro es que vamos a valorar el poder tomarnos un café en la calle con un amigo(a), el poder abrazarnos, el poder tocarnos,  o darnos un beso al saludarnos, el poder volver a ver a nuestra familia que no pudimos ver.

Encontré este párrafo, no sé quién es el autor pero se los comparto:

“Todo sanara

Tu cuerpo sanara. Tu corazón sanara. Tu mente también lo hará. Tú alma se reparara así misma y la felicidad volverá a tu vida, porque los tiempos malos vinieron a enseñarte algo, no a quedarse”.

Recuerda: NO TE SINTONICES EN EL MIEDO

Si usted necesita ayuda con este proceso haga su cita y llame al 647-238-9920 o escriba al email: stellavg8@hotmail.com;  Y si tiene dificultades con su tiempo o la distancia, ahora con terapias online, al Skype: stella vargas o por WhatsApp